Tropicfeel y la necesidad de crear productos versátiles

Para Tropicfeel viajar puede cambiar tu vida para siempre. Su viaje comenzó en Tailandia. Después de un par de zapatillas destrozadas y 100 horas de caminata con su pesada mochila, se les ocurrió la idea de crear piezas versátiles que pudieran abarcar nuestras vidas, permitiéndonos enfocarnos más en viajar que en empacar el equipo adecuado. Entrevistamos a Alberto Espinós, CEO de Tropicfeel, para que nos cuente la aventura de la marca.

¿Cómo y cuándo surge la marca Tropicfeel?

La idea de fundar Tropicfeel nace tras un viaje a Tailandia. Éramos cuatro amigos que buscábamos viajar lo más ligeros posible. Sin embargo, nos encontramos con una realidad muy diferente; unas zapatillas totalmente destruidas tras casi 100 horas de caminata con una mochila pesada. Además, identificamos otro problema: el impacto que estaba dejando el turismo masivo en aquella zona. Fue ahí cuando nos dimos cuenta de la necesidad de crear productos versátiles e intentar aportar un cambio en la forma de viajar. Desde entonces, nos embarcamos en un viaje para convertirnos en una empresa neutral de carbono, haciendo que los viajeros se centren más en el viaje y piensen menos en la maleta, gracias a productos que albergan diseños de calidad, versatilidad y sostenibilidad.

Tropicfeel nació en 2017 con el objetivo de inspirar a viajeros de todo el mundo con productos innovadores que pueden utilizarse durante todo el año, en cualquier lugar y en cualquier momento. Tropicfeel propone viajar de forma más sencilla y más gratificante, de manera consciente y siempre poniendo el foco en el cuidado y respeto por el medio ambiente.

Viajar es una de vuestras pasiones, pero también puede tener impactos negativos, ¿cómo poner nuestro granito de arena?

En Tropicfeel fomentamos un turismo responsable. Nuestra manera de aportar ese granito de arena es apostando por la sostenibilidad en cada uno de nuestros productos, dando prioridad a la calidad frente a la cantidad. Por eso, producimos bajo el modelo on-demand, ayudando a producir justamente lo que nuestra comunidad demanda (más de lo que les gusta y menos de lo que no). Esto a su vez, nos permite generar menos residuos y reducir el impacto medio ambiental ya que no sobre producimos ni generamos sobre stock.

La utilización de materiales sostenibles en cada uno de nuestros productos es un básico para Tropicfeel. Confeccionamos en más de un 60% con fibras recicladas y naturales y nos esforzamos día a día en diseñar productos para viajeros en los que la sostenibilidad marque el cambio. La semana pasada cerramos nuestra última campaña de crowdfunding en Kickstarter con la mochila Shell. El material utilizado en su fabricación es 60% nylon reciclado, y residuos preconsumo y postconsumo. Los primeros son aquellos materiales que han sido desechados antes de estar listos para su uso, mientras que los residuos postconsumo son aquellos que sí han sido desechados tras haber cumplido su propósito original.

Además de nuestra propuesta comercial cuya esencia recae en la sostenibilidad, también trabajamos en proyectos que aporten a crear consciencia y dar visibilidad a problemáticas medio ambientales. Un ejemplo de ello podría ser nuestro primer documental llamado “Avocado Rise” que trata el problema de la deforestación por la sobreproducción del aguacate en Sierra de Bahoruco, una reserva natural patrimonio de la UNESCO. Un proyecto sin ánimo de lucro que busca dar visibilidad y aportar una reflexión sobre la responsabilidad que tenemos como consumidores. De igual manera creamos el proyecto Go Local, donde nos enfocamos en sacar partido a un viaje diferente local y eco sostenible.

¿Cuál es el mensaje que queréis transmitir?

Nosotros fomentamos el turismo responsable, la toma de decisiones meditadas bajo parámetros de compromiso social y medioambiental y un consumo responsable con productos versátiles, funcionales, sostenibles y duraderos. De esta forma trabajamos con nuestra comunidad para ver cuáles son los productos que necesitan, aquellos en los que les gustaría invertir para incidir más en su experiencia de viaje. No solo entendemos la importancia de cuidar nuestro entorno. Como marca de moda concienciada con el medio ambiente, nos implicamos en la búsqueda de proyectos y colaboraciones sin ánimo de lucro para concienciar de los problemas que existen y luchar por un mundo mejor.

¿Cómo podemos activar el poder de la colaboración para desafiar al mundo de la moda?

La industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo. Es necesario frenarlo, crear conciencia y hacer entender a la sociedad sobre los peligros que implican el sobreconsumo y el modelo fast fashion. Desde Tropicfeel, en cada lanzamiento de un nuevo producto buscamos liderar el cambio junto a viajeros para luchar por un mundo futuro más responsable. Como empresa, no nos desvinculamos, sino que acompañamos a cada uno de esos viajeros gracias a nuestros valores de marca y modelo de negocio. Invertimos para mejorar los materiales de nuestros productos para que sean más duraderos. Así conseguimos dos puntos clave:
a) Mejorar el impacto positivo en el desarrollo y el lanzamiento de productos con más calidad y más sostenibles
b) Entender el impacto medioambiental que existe detrás de cada una de las acciones que cometemos

¿Cuál es vuestra filosofía para conseguir que las personas se relacionen con la industria de la moda de una manera consciente y sostenible?

Trasladar a los demás lo que nosotros como empresa nos aplicamos internamente. Tropicfeel no solo diseña productos para viajeros que sean sostenibles, funcionales y atemporales. Tropicfeel crea conciencia y da visibilidad a problemáticas medioambientales. Comenzamos desde dentro para posteriormente trasladar los mensajes o acciones a la sociedad. Algunos de los ejemplos más relevantes podrían ser la programación de salidas que hacemos para recoger y limpiar las playas de Barcelona. Empezamos desde abajo para ser un altavoz y reivindicar actitudes más respetuosas. En Tropicfeel no creemos en el Black Friday. Esta sociedad hiper consumista nos lleva a acabar con todo lo que nosotros promovemos como empresa. Por ello, celebramos el Zero Waste Friday. Con esta acción hemos dado una segunda vida a 1.745 pares de zapatillas que hemos vendido con descuentos de hasta el 40%. Ofrecemos un nuevo uso a diferentes modelos con grandes descuentos resaltando la importancia e involucrando al consumidor en un consumo consciente, responsable, duradero y sostenible.

¿Qué importancia tiene para la marca el hecho en España y la producción local?

Nosotros somos una startup española que trabaja de forma directa con nuestra comunidad, conociendo más sobre ellos, sobre sus gustos y necesidades. Luchamos por la fabricación y la producción ética y queremos seguir inspirando a miles de viajeros para demostrar que tener un mundo mejor y más sano es una necesidad y debe convertirse en una realidad.

¿Cómo os enfocáis para mejorar en cada etapa de vuestra cadena de suministro para reducir las huellas negativas?

Partimos de la base en la selección de los mejores proveedores. Trabajamos con algunos de los mejores proveedores de calzado de forma transversal durante todo el año para mejorar el tejido ya existente y valorar nuevas opciones. Los requisitos que “impone” Tropicfeel son: quick dry, water friendly y anti-odor/bacteria. Trabajamos también acudiendo a ferias y visitando diferentes proveedores técnicos de tejido. Además, escuchamos a los usuarios para saber qué necesitan de una marca como Tropicfeel, qué buscan de cara a próximos viajes o lo que echan en falta cuando hacen una escapada. La sostenibilidad e innovación en los materiales es muy importante para Tropicfeel.

Los proveedores nos permiten ofrecer la trazabilidad de cada producto que lanzamos. Nuestra sostenibilidad proviene de los proveedores de telas con los que trabajamos, Cosmo y Ariaprene, son dos de ellos y trabajan con materiales reciclados. Además, junto con nuestro proveedor de suelas hemos llegado a conseguir una suela de EVA reciclada al 20% sin perder rendimiento. Como proveedores de fabricación, estos ofrecen sostenibilidad en términos de buena calidad. De esta manera equilibramos materiales sostenibles con buena calidad y rendimiento del producto. Por ejemplo, el año pasado utilizamos 160.966 botellas de plástico recicladas para nuestra producción. En el caso de la mochila Shell, el material utilizado en su fabricación es 60% nylon reciclado, con un promedio de reaprovechamiento de 30 botellas de plástico por mochila.

En materia de auditoría de producto hemos trabajado con BCOME, una empresa externa que audita la cadena de suministro y el origen del producto en términos de sostenibilidad.

¿Cómo ofrecéis alto rendimiento y durabilidad a través de materiales sostenibles?

Lo conseguimos aliándonos a los mejores proveedores del mercado. Habitualmente trabajamos con dos proveedores nominados que trabajan para grandes firmas como Nike o Adidas, entre otros. Nosotros marcamos las normas y tenemos muy en cuenta los parámetros que queremos que tengan nuestros productos para seleccionar un tejido nuevo o mejorar el ya existente.

El Look&Feel es muy importante pero sin duda, lo que marca la diferencia es la durabilidad del producto y el alto rendimiento. Para ello, buscamos proveedores en los que el performance del tejido en sí nos ofrezca ese alto rendimiento. Sí, además, podemos añadir tratamientos para mejorarlo, lo hacemos. La durabilidad es la consecuencia de escoger materiales de alta calidad, en los que el diseño importa, pero la materia prima es esencial.

El moisés, un concepto con 3.000 años de historia que está arrasando

Desde Mimitos Home, marca especializada en productos de sueño y descanso para bebés, aseguran que las ventas de sus productos estrella, el moisés de caña y el cesto moisés, han aumentado un 250% en los últimos dos años. “El moisés se está imponiendo por sus múltiples ventajas prácticas y también porque ahora se valoran mucho los productos para bebés que están hechos de forma artesanal ya que esto los hace únicos y además se pueden personalizar al gusto”, revela César Calvo, fundador y responsable comercial de la empresa.

Los populares cestos de mimbre y los moisés de ratán, también conocidos como moisés ‘de bambú’ o ‘de caña’, son la opción preferente para las primeras semanas de vida de los bebés. Durante este tiempo, los bebés adoptan la posición fetal para dormir y se sienten más protegidos en los capazos que en la amplitud de las cunas. En estos espacios, más recogidos, encuentran unos límites como en el vientre materno que les albergaba hasta el momento de su nacimiento.

Las familias que optan por utilizar la cuna desde el nacimiento, suelen añadir un nido o reductor en el interior, que hará las funciones de recogimiento del moisés o el cesto”, explica Calvo. Por ello, el moisés se utiliza hasta los seis o siete meses de edad del bebé, momento en el que comienza a incorporarse y generalmente se le pasa a la cuna.

Entre las características destacadas de los capazos y moisés, está también la mayor dificultad para que el bebé se gire y se coloque boca abajo, algo que puede resultar peligroso porque le impediría respirar correctamente. Por este motivo, los sistemas antivuelco no son necesarios en este tipo de cunas.

La movilidad es lo que hace que muchas familias se decanten por el moisés desde el primer momento. Tanto el capazo, que se coloca habitualmente sobre un soporte con ruedas, como las propias patas del moisés también con ruedas, permiten una movilidad en el interior del hogar que con las cunas no es posible. De esta manera, el bebé puede trasladarse a cualquier estancia de la casa muy fácilmente, gracias además a sus reducidas dimensiones y a la ligereza dl mimbre y el ratán.

Además, la persona que está cuidando del bebé puede tenerlo vigilado permanentemente al llevarlo siempre consigo por la casa, desde la cocina al salón, pasando por cualquier estancia, terraza o jardín. “Las madres agradecemos mucho tener esta posibilidad, sobre todo cuando los bebés están enfermos, ya que tenerlos a la vista en todo momento nos aporta una gran tranquilidad”, concreta Sandra Hernández, cofundadora y directora logística de Mimitos Home.

La movilidad no solo se aplica al ámbito del hogar, sino también al exterior, cuando la familia viaja o hace visitas a familiares. En estos casos, el soporte plegable y el capazo se pueden trasladar fácilmente haciendo las veces de cuna de viaje.

El moisés ofrece también la opción de utilizar un dosel, para colocar por encima una tela o tul que evita que a los insectos y rayos de sol molestar al bebé. “Recomendamos esta práctica solución para bebés que nacen en invierno y de cara al verano”, apunta Hernández.

Mimitos Home es una marca especializada en moisés de caña y capazos. La empresa elabora estos artículos de forma artesanal en España. “Se hacen a mano por artesanos españoles que llevan más de 50 años dedicándose a ello para que cada moisés sea único”, destacan sus fundadores. “Hace cinco años apenas se veían, y ahora es un producto muy demandado, desde luego muchísimo más que las minicunas”, incide Calvo.

Los clientes pueden escoger el color y diseño de los textiles que llevan los capazos en su interior, así como incluir tipo de complementos a juego y al gusto de cada uno. “La ventaja de poder adaptar las vestiduras de tela a su estilo y personalidad hace especial ilusión a las futuras mamás y a los amigos y familiares que quieren hacerles un regalo único y exclusivo”, subraya el experto.

Para BUMPERS Todos tenemos una llama diferente, una historia distinta

Su objetivo ha sido siempre ofrecer un producto de gran calidad para crear así experiencias únicas. Siempre apoyándose en la materia prima nacional, confeccionando sus prendas en España para conseguir una calidad óptima. Sus guayaberas, camisas y poleras no dejan indiferente a nadie y hasta el Rey Felipe VI ha vestido una de sus prendas. Conozcamos de la mano de Juanmi Fernández, Director de operaciones y proyectos de Bumpers, más en profundidad la marca española.

¿Cómo y cuándo nace la marca de moda española Bumpers?

La idea del proyecto surge en octubre de 2018 en una clase de marketing de la universidad. Queríamos crear algo, pero no sabíamos todavía por donde tirar. Formamos un equipo de 5 amigos de la infancia para comenzar uno de los proyectos más importantes de nuestras vidas. En abril de 2019, después de unos duros meses de trabajo, realizamos la presentación de la marca en el hotel Málaga Palacio, de la mano de instituciones como Francisco de la Torre (Alcalde de la ciudad de Málaga).

¿Por qué vuestro lema es “Follow The Flame”?

Porque queremos que nuestros clientes sigan la llama que se encuentra en su interior, que no se dejen guiar por los demás y que hagan lo que siempre han querido. Consideramos que cada uno debe de seguir su propia llama y solo así conseguirán cumplir sus sueños.

¿Cómo os inspiráis a la hora de crear una nueva colección?

Cuando vamos de viaje nos fijamos siempre en las nuevas tendencias y en lo que se lleva en cada lugar. Por ejemplo, la colección del verano del 2020 estuvo muy centrada en las islas de Ibiza y Formentera.

¿Qué tipo de tejidos utilizáis para realizar vuestras prendas y conseguir que sea sostenible?

Algodón orgánico y lino 100%. Todos nuestros embalajes son de cartón reciclado y siempre miramos mucho por el medio ambiente.

¿Cómo de importante es para vosotros la producción local y el hecho en España?

Es el pilar fundamental de nuestra marca. Consideramos que es muy importante devolverle al país todo lo que nos ha dado y crear puestos de trabajo en nuestra localidad.

Bumpers también tiene responsabilidad social, ¿nos podéis contar algo de vuestras acciones?

  • Cuidamos el medio ambiente con nuestras cajas de cartón reciclado.
  • Somos una cooperativa porque nos parece que lo importante es la cooperación en equipo.
  • Nuestra fabricación se realiza en España porque consideramos que es primordial en los tiempos que corren que el dinero se quede en nuestro país.
  • Damos empleo directa e indirectamente a más de 20 personas.
  • Entre nuestros logros está vestir a más de 500 empleados del Hotel Nacional de Cuba. Esto lo realizamos en colaboración con la marca Ron Legendario y de forma desinteresada.
  • Uno de nuestros modelos es Carlos, un chico con Sindrome de Down. Colaboramos con la asociación Málaga Genuine de fútbol a la cual le dimos prendas para los chicos.
  • Hemos colaborado con la fundación Andrés Olivares para ayudar a los niños con cáncer.
  • Hemos donado más de 5.000 mascarillas a cuerpos de seguridad del estado y medios de comunicación durante la pandemia.
  • Ayudamos a otras pequeñas empresas con la fabricación de sus producciones y hacemos colaboraciones con ellos para crecer juntos.
  • Impulsamos el emprendimiento social a través de eventos donde se nos puede encontrar presencialmente.
  • Hemos realizado recogida de playas en Málaga con más de 50 voluntarios.

¿Cómo habéis vivido la época del confinamiento y de la pandemia?

Pues estábamos bastante asustados porque no sabíamos como iba a reaccionar la gente, pero en cambio tuvimos un confinamiento bastante positivo. La gente se animó a comprar por internet y nuestras ventas se dispararon. Crecimos mucho durante los meses de verano y llegamos a muchísima más gente de la que esperábamos. Los meses de septiembre y octubre fueron bastante duros porque el verano se había acabado y la gente estaba asustada por el virus. En noviembre estamos remontando de nuevo y confiamos en tener una buena campaña de navidad.

Nos podíais adelantar alguna novedad próxima de la marca…

Vamos a sacar colección de niño en la próxima semana para que tanto padres como hijos puedan vestir nuestras guayaberas.

estudiantes de la UFV diseñan su primera colección de moda y la comercializan

En el marco de la asignatura “Construcción de Prenda” de la Universidad Francisco de Vitoria, impartida por la estilista y diseñadora de The Brightest Eyes, Teresa Serrano, las alumnas Lucía, Eva, Génesis y Bianca se desafiaron a sí mismas y decidieron realizar el proyecto final de la asignatura, a pesar de estar en pleno confinamiento. Crearon una colección cápsula de moda pensada para un público objetivo, poniendo a prueba sus conocimientos en patronaje, costura y comercialización.

La profesora hace de esta asignatura un auténtico aprendizaje basado en su experiencia personal y profesional. Así, aborda todas las cuestiones que influyen en el proceso hasta llegar a la prenda final. “Es cierto que cuando te gradúas eres muy artista, pero el tema de los precios, pensar en los materiales no solo como algo bonito, sino en su uso al 100%, no es tan normal. Al graduarme me di cuenta de que era muy artista, pero que no tenía esos conocimientos. Todo lo que yo he aprendido con mi marca se lo transmito a ellos”, asegura la docente.

Así, tras diseñar una pequeña colección para comercializar, llegó el momento de confeccionarla, un proceso mágico que se vio perjudicado por el confinamiento. La alumna Lucía Monge comparte que fue complicado tener que trabajar desde casa, sin poder contar de forma presencial con la ayuda y orientación de su profesora. Sin embargo, la tecnología les permitió estar en contacto continuo, y esta ha sido para Lucía una de las claves del éxito de su colección, dirigida a chicas de 25 años que se dedican a la moda y que tienen un estilo muy urbano. “Mi minicolección está compuesta por varias prendas para vestir la parte superior, que pueden combinarse con leggins o con una falda como la que he confeccionado. He creado ropa exclusiva gracias a los consejos de la profesora sobre cómo confeccionar, cómo crear prendas exclusivas, cómo establecer los precios”. Y Lucía lo tuvo un poco más fácil que sus compañeras, porque pudo recurrir a los tejidos que tenía en casa, tuvo la oportunidad de tocarlos y de probar para saber cómo iban a reaccionar.

Su compañera de clase, Eva Tabara, solo pudo crear una única prenda durante la pandemia, al no contar con materiales. Pidió una tela por internet que no resultó ser exactamente lo que ella esperaba. Eva tuvo que adaptarse al tejido, pero está muy contenta con el resultado final. “Me inspiré en la naturaleza, en los colores naturales y en los tejidos naturales. Hice un vestido de lino sencillo, corto, con mangas voluminosas, inspirado en los años 50-60”, explica.

Por su parte, la alumna Génesis Canales confeccionó prendas que se pueden usar en el día a día, sencillas y minimalistas. “Estoy muy contenta, me inspiré primero en el estilo militar de las soldados de hace años. Luego descubrí el estilo sahariana que es más fresco, menos militar, en el que los pantalones son anchos, con muchos bolsillos”, explica.

La cuarta alumna, Bianca Bianchi creó su propia marca de mascarillas de tela homologadas, basadas en la idea “de dejar a los profesionales las mascarillas sanitarias y crear una prenda que eliminara el estigma asociado hasta ahora al uso de las mismas. Quería hacer algo reutilizable, combinable, colorido que a la vez protegiera al usuario”. Ante la difícil situación económica producida por la pandemia, Bianca decidió comercializar sus mascarillas para generar puestos de trabajo. De momento ha contratado a dos personas y compra a proveedores españoles. El producto, que puede adquirirse en https://cautionmask.com, está teniendo mucho éxito. “Aunque el mercado es competitivo hay mucha demanda. Tengo clientes fieles de todas las edades. Podemos hacerlas también a medida”, comparte. Y el gesto solidario no se queda aquí, Bianca está donando el 10% de las ventas mensuales a comedores sociales de la asociación benéfica Emaús, situados en la Costa del Sol.

Una vez que las prendas fueron creadas, el trabajo no finalizó ahí. Después de dar vida a sus creaciones, los diseñadores tienen que darlas a conocer. Debido a las restricciones sanitarias la propia profesora coordinó en el mes de julio una sesión de fotos de la que también fue estilista y en la que participaron el fotógrafo de moda Lucho Dávila, la booker Jana Tapia, la modelo Esperanza de View Management, y Marta Torres, que se encargó del maquillaje y la peluquería. Las alumnas no pudieron intervenir presencialmente en el shooting; pero en todo momento colaboraron y Teresa Serrano las mantuvo al tanto. “El proyecto final es muy completo. Está compuesto por la colección cápsula. Después de crear una ficha técnica con materiales, precios, público al que va dirigido, uso del producto, etc., la parte final es la sesión de fotos en la que ellos ven todas las aplicaciones de la prenda. Y solo al verla puesta se pueden dar cuenta de si lo que han hecho o diseñado tiene el sentido que ellos habían pensado”, asegura la diseñadora y estilista.

El resultado final, en el que las creaciones de las alumnas se combinan entre sí dando vida a una colección mayor, ha sido muy positivo. Lucía Monge asegura sentirse más preparada porque ha vivido todo el proceso real: “Es como si tuvieras una marca y fueras a comercializar tu propia colección. El trabajo no termina cuando haces la prenda, hay que preparar sesiones de fotos, mostrarlo en redes sociales, enseñarlo al mundo. Gracias a esta experiencia sabemos cómo funciona”. Así, Génesis Canales destaca que “es la primera vez que veo que una profesora prepara junto con sus alumnos un shooting y que enseña cómo comercializar realmente una prenda. Esta experiencia es enriquecedora”. Por su parte, Bianca Bianchi destaca que “la experiencia es de 10. Pocas veces tenemos la oportunidad de crear un proyecto final que sea tangible y comercializable y Teresa nos ha acompañado en casa paso. Nos ofrece la oportunidad de acercarnos al mercado laboral, algo que le agradezco mucho”.

Finalmente, la docente destaca que “estas chicas tienen un nivel de compromiso increíble con lo que hacen. Realizan unos trabajos muy buenos, como lo hicieron durante toda la asignatura, y su interés por aprender más es admirable. Estoy muy orgullosa de su trabajo y saber que esto lo han hecho conmigo me hace sentir todavía más orgullosa. Me gusta devolverles en forma de práctica directa todas esas ganas que ellas demuestran”.

El equipo que ha trabajado en el shooting está formado por:
Fotografía: Lucho Dávila
Maquillaje y peluquería: Marta Torres
Modelo: Esperanza – View Management
Booker: Jana Tapia
Vídeo del shooting: Trenca Films – Jaume Verdú
Estilismo: Teresa Serrano

España y Tailandia, 150 años de relaciones diplomáticas

Muchas han sido las expresiones artísticas que han enriquecido la unión de ambos países, y la moda no podía faltar. Por este motivo nació Spanish Thai Fashion Awards de la mano de Sergio Gallardo, un concurso en el cual se une exclusiva seda tailandesa, proveniente de la fundación de su majestad la reina Sirikit de Tailandia, con el talento de diseñadores españoles.

En septiembre de 2019 se llevó a cabo la final en la embajada de Tailandia contando con un jurado de lujo. Modesto Lomba, Presidente de ACME, Charo Izquierdo, Directora de GRUPO Z ,Daniel Rabaneda, Director Creativo de Ángel Schelesser, Sergio Gallardo, Presidente de Lal La Buya y Director de STFA, Javier Parrondo, Embajada de España en Tailandia y Natenapa Kongsri ,embajada de Tailandia en España.

Pero este año llegó la pandemia y por seguridad había que realizar importantes cambios, había que actuar de forma responsable. Así que se reformuló el concepto y se seleccionaron diseñadores de reconocida trayectoria. Dos fueron las elegidas, María Lafuente y Leyre Valiente quienes de forma entusiasta diseñaron las piezas que finalmente quedarán para siempre en la memoria de todos, cómo símbolo de unión y el deseo de cumplir otros 150 años más. Estas piezas alcanzan así un valor inmaterial, especial y eterno.

La propuesta de Leyre Valiente:

La colección pretende ser una revisitación de ciertos elementos de la vestimenta tradicional tailandesa. Así, incorpora los volantes en la cintura del sabai o del traje kinanaree de danza Ram. De este último también toma la inspiración de las alas para poner en los hombros del look en rosa, unos voluminosos volantes que pretenden asemejarse a estas. Los cuerpos de dos de los looks son limpios, sin escote, de mangas rectas, como el boromphiman, mientras que uno de los looks muestra unas mangas cortas y amplias como en el traje de Khon. Otro elemento del sabai también inspira, en uno de los looks, una capa que cae desde el hombro, donde se sujeta, de nuevo, con un volante tableado.

La propuesta de María Lafuente:

En todo paseo por la naturaleza, uno recibe mucho más de lo que busca (John Muir)
Las mujeres y la sororidad que con estas maravillosas manos elaboran generación tras generación, esta riqueza cultural y etnográfica. Todo esto le ha llevado a Nature esta colección cápsula que nos traslada a la belleza de las de flores de ambos países (Tailandia y España). La colección está elaborda con piezas elaboradas con seda y accesorios sostenibles con neumático.

Enhorabuena y a por otros 150 años más !!!