estudiantes de la UFV diseñan su primera colección de moda y la comercializan

En el marco de la asignatura “Construcción de Prenda” de la Universidad Francisco de Vitoria, impartida por la estilista y diseñadora de The Brightest Eyes, Teresa Serrano, las alumnas Lucía, Eva, Génesis y Bianca se desafiaron a sí mismas y decidieron realizar el proyecto final de la asignatura, a pesar de estar en pleno confinamiento. Crearon una colección cápsula de moda pensada para un público objetivo, poniendo a prueba sus conocimientos en patronaje, costura y comercialización.

La profesora hace de esta asignatura un auténtico aprendizaje basado en su experiencia personal y profesional. Así, aborda todas las cuestiones que influyen en el proceso hasta llegar a la prenda final. “Es cierto que cuando te gradúas eres muy artista, pero el tema de los precios, pensar en los materiales no solo como algo bonito, sino en su uso al 100%, no es tan normal. Al graduarme me di cuenta de que era muy artista, pero que no tenía esos conocimientos. Todo lo que yo he aprendido con mi marca se lo transmito a ellos”, asegura la docente.

Así, tras diseñar una pequeña colección para comercializar, llegó el momento de confeccionarla, un proceso mágico que se vio perjudicado por el confinamiento. La alumna Lucía Monge comparte que fue complicado tener que trabajar desde casa, sin poder contar de forma presencial con la ayuda y orientación de su profesora. Sin embargo, la tecnología les permitió estar en contacto continuo, y esta ha sido para Lucía una de las claves del éxito de su colección, dirigida a chicas de 25 años que se dedican a la moda y que tienen un estilo muy urbano. “Mi minicolección está compuesta por varias prendas para vestir la parte superior, que pueden combinarse con leggins o con una falda como la que he confeccionado. He creado ropa exclusiva gracias a los consejos de la profesora sobre cómo confeccionar, cómo crear prendas exclusivas, cómo establecer los precios”. Y Lucía lo tuvo un poco más fácil que sus compañeras, porque pudo recurrir a los tejidos que tenía en casa, tuvo la oportunidad de tocarlos y de probar para saber cómo iban a reaccionar.

Su compañera de clase, Eva Tabara, solo pudo crear una única prenda durante la pandemia, al no contar con materiales. Pidió una tela por internet que no resultó ser exactamente lo que ella esperaba. Eva tuvo que adaptarse al tejido, pero está muy contenta con el resultado final. “Me inspiré en la naturaleza, en los colores naturales y en los tejidos naturales. Hice un vestido de lino sencillo, corto, con mangas voluminosas, inspirado en los años 50-60”, explica.

Por su parte, la alumna Génesis Canales confeccionó prendas que se pueden usar en el día a día, sencillas y minimalistas. “Estoy muy contenta, me inspiré primero en el estilo militar de las soldados de hace años. Luego descubrí el estilo sahariana que es más fresco, menos militar, en el que los pantalones son anchos, con muchos bolsillos”, explica.

La cuarta alumna, Bianca Bianchi creó su propia marca de mascarillas de tela homologadas, basadas en la idea “de dejar a los profesionales las mascarillas sanitarias y crear una prenda que eliminara el estigma asociado hasta ahora al uso de las mismas. Quería hacer algo reutilizable, combinable, colorido que a la vez protegiera al usuario”. Ante la difícil situación económica producida por la pandemia, Bianca decidió comercializar sus mascarillas para generar puestos de trabajo. De momento ha contratado a dos personas y compra a proveedores españoles. El producto, que puede adquirirse en https://cautionmask.com, está teniendo mucho éxito. “Aunque el mercado es competitivo hay mucha demanda. Tengo clientes fieles de todas las edades. Podemos hacerlas también a medida”, comparte. Y el gesto solidario no se queda aquí, Bianca está donando el 10% de las ventas mensuales a comedores sociales de la asociación benéfica Emaús, situados en la Costa del Sol.

Una vez que las prendas fueron creadas, el trabajo no finalizó ahí. Después de dar vida a sus creaciones, los diseñadores tienen que darlas a conocer. Debido a las restricciones sanitarias la propia profesora coordinó en el mes de julio una sesión de fotos de la que también fue estilista y en la que participaron el fotógrafo de moda Lucho Dávila, la booker Jana Tapia, la modelo Esperanza de View Management, y Marta Torres, que se encargó del maquillaje y la peluquería. Las alumnas no pudieron intervenir presencialmente en el shooting; pero en todo momento colaboraron y Teresa Serrano las mantuvo al tanto. “El proyecto final es muy completo. Está compuesto por la colección cápsula. Después de crear una ficha técnica con materiales, precios, público al que va dirigido, uso del producto, etc., la parte final es la sesión de fotos en la que ellos ven todas las aplicaciones de la prenda. Y solo al verla puesta se pueden dar cuenta de si lo que han hecho o diseñado tiene el sentido que ellos habían pensado”, asegura la diseñadora y estilista.

El resultado final, en el que las creaciones de las alumnas se combinan entre sí dando vida a una colección mayor, ha sido muy positivo. Lucía Monge asegura sentirse más preparada porque ha vivido todo el proceso real: “Es como si tuvieras una marca y fueras a comercializar tu propia colección. El trabajo no termina cuando haces la prenda, hay que preparar sesiones de fotos, mostrarlo en redes sociales, enseñarlo al mundo. Gracias a esta experiencia sabemos cómo funciona”. Así, Génesis Canales destaca que “es la primera vez que veo que una profesora prepara junto con sus alumnos un shooting y que enseña cómo comercializar realmente una prenda. Esta experiencia es enriquecedora”. Por su parte, Bianca Bianchi destaca que “la experiencia es de 10. Pocas veces tenemos la oportunidad de crear un proyecto final que sea tangible y comercializable y Teresa nos ha acompañado en casa paso. Nos ofrece la oportunidad de acercarnos al mercado laboral, algo que le agradezco mucho”.

Finalmente, la docente destaca que “estas chicas tienen un nivel de compromiso increíble con lo que hacen. Realizan unos trabajos muy buenos, como lo hicieron durante toda la asignatura, y su interés por aprender más es admirable. Estoy muy orgullosa de su trabajo y saber que esto lo han hecho conmigo me hace sentir todavía más orgullosa. Me gusta devolverles en forma de práctica directa todas esas ganas que ellas demuestran”.

El equipo que ha trabajado en el shooting está formado por:
Fotografía: Lucho Dávila
Maquillaje y peluquería: Marta Torres
Modelo: Esperanza – View Management
Booker: Jana Tapia
Vídeo del shooting: Trenca Films – Jaume Verdú
Estilismo: Teresa Serrano

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s