Mis peripecias con el carnet de conducir – Segunda Parte

Continuando con mi relato sobre mi aventura a la hora de sacarme el carnet de conducir, el mismo día que supe que había aprobado el examen teórico, fui a la autoescuela para empezar lo antes posible con la parte práctica. Me dijeron que, como estaban cerca las Navidades, quizá no habría ningún profesor disponible hasta principios de año. Cual fue mi sorpresa, cuando a la hora de haber estado allí, me llamaron para comunicarme que podía empezar en dos días !!!

Mi aventura con las clases prácticas del carnet de conducir

Llegó el gran día de ponerme a los mandos del coche. Mi profesor era Juan Luis, el Phil Collins español, como él mismo se denomina. Nunca había conducido un coche y lo más cerca que había estado del volante era desde el asiento del copiloto, así que imaginaros la poca idea que tenía de todo. Menos mal que durante algunos años he ido de “copilota” y por lo menos había cosas que sabía lo que eran, pero no cómo se utilizaban…

Juanlu, como le llaman sus amigos, me contó que, normalmente, una persona entre los 18 y 20 años aprueba el carnet de conducir con una media de 20/30 clases. Como no era mi caso, ya que los 20 los he cumplido hace algún tiempo, me dijo que para gente que tenía más edad, la media aumentaba en torno a 50/60 clases. Y no se equivocó !!!

Día tras día, fui avanzando en el maravilloso mundo de la conducción. Era una cosa que siempre me había atraído, pero que nunca me había planteado en serio hacer. Hace algunos años, la verdad que cuando era pequeña, cuando estaba en el colegio, nos pusieron un circuito de karts para darnos unas pequeñas nociones de educación vial. Cuando me puse al volante de uno de los karts iba tan concentrada y creo que a mayor velocidad de la adecuada, que uno de los instructores me llamó la rubia peligrosa !!!

Educación vial en los colegios con karts

Con mi profe comencé haciendo recorridos cortos cerca de la zona de la autoescuela, que por las fechas que estábamos, se hallaba repleta de circulación por las compras navideñas. Gracias a eso, aprendí a manejar bien el embrague y a desarrollar gran paciencia cuando estás metido en un atasco y no puedes recorrer grandes distancias 😉

El primer día que salí a una autovía fue otra gran experiencia para mí. Tras incorporarme a la misma y coger velocidad, me puse a 100 Km/h., no fue complicado acelerar lo suficiente para poder tomar la adecuada para circular por la vía. Fue una sensación increíble meter la quinta marcha y poder ir tranquilamente escuchando en la radio a Pitbull. Me parecía imposible poder estar conduciendo a esa velocidad, estaba emocionada !!!

Para poder aprovechar y practicar los recorridos posibles para el examen, los sábados daba clases dobles y así circulaba por Móstoles, Alcorcón, Boadilla del Monte, Villaviciosa, etc. Cierto es que no sé si iré mucho por allí, pero no tiene nada que ver el tema de la señalización por esos lugares que por donde vivo yo. Pero bueno, es lo que se exige para poder superar el examen y no queda otra…

Tras varios intentos, al fin me saqué el ansiado carnet de conducir, vaya peso que me he quitado de encima !!! Cierto es que no pensaba que me iba a costar tanto, me refiero al tiempo y al dinero. Pero esta aventura iba a tener un final feliz, aunque no sabía cuándo iba a ser el momento 😉

Anuncios

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s